BROMAS DE CÁMARA OCULTA

Hace un rato he estado viendo un par de vídeos en Youtube de cámara oculta sobre bromas que salen mal.

Concretamente en uno de ellos un chaval llegaba por detrás, le tiraba hacia arriba de los pantalones a otro y a éste se le caía una pistola. Los autores de la broma todavía tienen que estar corriendo.

En otro le decía a una chica que iba con su pareja si podía tocar sus melones (habiendo otro chico detrás con un par de melones en las manos), obviamente en un par de ocasiones la galleta se la llevaban.

Personalmente pienso que este tipo de bromas son demasiado pesadas y la leche es más que merecida, incluso cuando has declarado que es una cámara oculta, puesto que pones a las personas en situaciones límite a veces, las “obligas” a hacer el ridículo. No le veo la gracia. No provoques al león y éste no te atacará.

Por otro lado también he visto un vídeo en el que declaraban que todos eran actores y eran fakes reconocidos, pero la compilación se basaba en disuadir a la gente o por lo menos decirles que tuvieran cuidado con ese tipo de bromas. Una de ellas es muy llamativa, un chaval sale de una esquina caminando hacia atrás asustado y otro escondido hace como que le pega un tiro y lo mata. En ese vídeo en cuestión se simulaba que el “objetivo” de la broma era un policía de paisano del estilo de EEUU, un federal o algo así. Éste reacciona, saca su arma y abate a tiros al que ha “disparado”, de haber sido una broma real con una “víctima” de la broma real y se hubiera dado el caso, se podían haber cargado la carrera del tipo, ya sea profesional o psicológicamente, haberle arruinado la vida por mucho que él actuase según el manual.

Personalmente no soy amigo de las “cámaras ocultas” y los que la hacen, si tienen un percance, no tienen el más mínimo derecho a reclamar ningún daño o perjuicio, ya que han puesto a otras personas en situaciones extremas sin ponerles en conocimiento sobre la situación.

AVISO: Si alguien de los que lee este blog (es decir, nadie), tiene pensado hacerme una broma de ese tipo (haya cámara oculta o no), que sepa que mi reacción al conocer el truco será partirle la cara, y que sepa que nuestra amistad quedará cercenada desde ese mismo instante sin la más mínima posibilidad de reconciliación. Soy así, o lo aceptas o te jodes.