BROMAS DE CÁMARA OCULTA

Hace un rato he estado viendo un par de vídeos en Youtube de cámara oculta sobre bromas que salen mal.

Concretamente en uno de ellos un chaval llegaba por detrás, le tiraba hacia arriba de los pantalones a otro y a éste se le caía una pistola. Los autores de la broma todavía tienen que estar corriendo.

En otro le decía a una chica que iba con su pareja si podía tocar sus melones (habiendo otro chico detrás con un par de melones en las manos), obviamente en un par de ocasiones la galleta se la llevaban.

Personalmente pienso que este tipo de bromas son demasiado pesadas y la leche es más que merecida, incluso cuando has declarado que es una cámara oculta, puesto que pones a las personas en situaciones límite a veces, las “obligas” a hacer el ridículo. No le veo la gracia. No provoques al león y éste no te atacará.

Por otro lado también he visto un vídeo en el que declaraban que todos eran actores y eran fakes reconocidos, pero la compilación se basaba en disuadir a la gente o por lo menos decirles que tuvieran cuidado con ese tipo de bromas. Una de ellas es muy llamativa, un chaval sale de una esquina caminando hacia atrás asustado y otro escondido hace como que le pega un tiro y lo mata. En ese vídeo en cuestión se simulaba que el “objetivo” de la broma era un policía de paisano del estilo de EEUU, un federal o algo así. Éste reacciona, saca su arma y abate a tiros al que ha “disparado”, de haber sido una broma real con una “víctima” de la broma real y se hubiera dado el caso, se podían haber cargado la carrera del tipo, ya sea profesional o psicológicamente, haberle arruinado la vida por mucho que él actuase según el manual.

Personalmente no soy amigo de las “cámaras ocultas” y los que la hacen, si tienen un percance, no tienen el más mínimo derecho a reclamar ningún daño o perjuicio, ya que han puesto a otras personas en situaciones extremas sin ponerles en conocimiento sobre la situación.

AVISO: Si alguien de los que lee este blog (es decir, nadie), tiene pensado hacerme una broma de ese tipo (haya cámara oculta o no), que sepa que mi reacción al conocer el truco será partirle la cara, y que sepa que nuestra amistad quedará cercenada desde ese mismo instante sin la más mínima posibilidad de reconciliación. Soy así, o lo aceptas o te jodes.

PRIMER FOLIO DE LA BÚSQUEDA DE ASGARD

Hace tiempo que no publico por aquí, ando ocupado con otros menesteres, como mis otros dos blogs y más cosillas que voy haciendo.

No me he olvidado del blog ni tampoco de las novelas. Recientemente he terminado la versión definitiva de una novela que llevaba 20 años en mi cajón. Desde que terminé en primavera EL SECRETO DE ETRURIA, me he encontrado ligeramente bloqueado para seguir escribiendo sobre el tema y apenas he tocado la saga, pero aquí tengo el primer folio de LA BÚSQUEDA DE ASGARD (Título provisional), que sería la cuarta parte de la saga.

Como sabéis, escribo lento. Prefiero escribir una novela durante mucho tiempo y que quede bien a escribirla en pocas semanas y que quede mal. Agradezco la paciencia, estoy pasando por un pequeño bloqueo como escritor, pero estoy seguro de que en cuanto se pase, las ideas fluirán de nuevo y los folios volarán uno detrás de otro.

Pero como he dicho, aquí está el primer folio de la 4ª novela, hay más, pero obviamente no lo voy a descubrir. Que lo disfrutéis.

——————————————————–

¿Qué hacía ahí? Mis ojos se abrieron poco a poco y me encontré sentado, con la espalda apoyada en la pared. Tenía un frío mortal que invadía todo mi cuerpo, noté a mi lado a Lola, abrazada a mí. Intenté moverme, pero un intenso dolor me recorrió todo el cuerpo, tenía el brazo en cabestrillo y no era capaz de recordar nada de lo que había pasado.

1. RETROSPECTIVA

Giré con torpeza mi cuello, para que mi cabeza pudiera desplazarse por mi alrededor. Frente a nosotros, estaban Nadya y Laura, también abrazadas, temblando de frío con unas convulsiones tan fuertes, que parecía que se iban a romper.

Miré hacia mi derecha y vi que estábamos en una cueva, a pocos metros de la entrada. Una fuerte ventisca rugía en el exterior. Es probable que nos hubiéramos resguardado dentro para poder sobrevivir.

¿Pero dónde estábamos? ¿Por qué tenía el brazo lastimado? ¿Dónde habíamos estado? Lo último que recordaba era llegar a mi casa los cuatro, después de pasar unos últimos días en Italia tras la carta de nuestro mecenas.

Traté de moverme de nuevo, me resultaba imposible. El frío atenazaba mis músculos, la ropa gruesa no me daba muchas más facilidades y Lola me tenía sujeto con todas sus fuerzas. Parecía dormitar, al igual que mis otras compañeras. Era peligroso quedarse dormidos con ese frío, ya que podríamos congelarnos y morir así.

Poco a poco fui recobrando la movilidad en mi brazo bueno. Tenía que hacer algo, no podía permanecer más tiempo ahí quieto. Tenía la sensación de haber sido una carga más que otra cosa en los últimos días. ¿O quizá semanas? ¿Meses? No podía recordarlo, tendría que hacer un gran esfuerzo para recomponer ese acertijo, y mis compañeras parecían estar agotadas, aunque vivas aún, quería dejarlas dormir unos minutos más antes de… ¿Antes de qué? No lo sabía.

Fijé mi vista en un punto de la pared de roca que tenía enfrente. Traté de abstraerme del frío y del ruido atronador de la ventisca de ahí fuera e hice un gran esfuerzo por recordar.

Lo primero que pude devolver a mi memoria, era a mí mismo dejar mis maletas en el cuarto y oír a Lola por el pasillo.

-¡Por fin una casa en condiciones!- Dijo la sevillana.

-No estaremos mucho tiempo.- Dijo Laura.- Debemos partir cuanto antes.-

-Lo sé. Pero necesito descansar un poco. Habrá que buscar documentación, hacer planes de viaje, esperar los contratos del mecenas… no sé, hay mucho que hacer.-

-Tranquila.- Dije saliendo de mi cuarto.- Al menos estaremos aquí una o dos semanas antes de que todo esté arreglado.-

-Ya no me acordaba de que tu casa huele a cerrado.- Dijo Lola.

-Y a tabaco.- Dijo Laura.- Pero todas las casas de los arqueólogos terminan oliendo más o menos igual.-

—————————–