¿CÓMO FUNCIONA EL CROWDFOUNDING?

pORTADA.jpg

 

Hoy mismo día 1 de Junio de 2016 ha comenzado una campaña de crowdfounding de 30 días para publicar mi novela “Los Libros de Eledan: Enroque” y conseguir que los beneficios íntegros de la venta de la misma vayan a parar al Cajasol Sporting, equipo femenino de fútbol que milita en primera división.

 

Pero claro, las preguntas que genera esta nueva forma de financiación son muchas, así que aquí intentaré contestar a todas las preguntas, si hay más, pues se pregunta y listo, responderé encantado a todas.

 

¿QUÉ ES EL CROWDFOUNDING?

 

Es un nuevo tipo de financiación para los proyectos. En este caso no es que una empresa te patrocine ni hacer que tengas que pagar tú todo el proceso, en este caso de publicación, si no que son las personas de la calle las que, si creen en el producto o en lo que se pretende conseguir con él, darán una cantidad de dinero para poder financiar el proyecto, es lo que se conoce en español como Micromecenazgo, es decir, tú te puede convertir en un inversor de un proyecto.

 

¿CUALES SON SUS VENTAJAS?

 

Muchas, todo se puede hacer directamente desde internet. Muchos proyectos, como monitores holográficos, bolígrafos en 3d y otros muchos inventos tecnológicos han sido posibles gracias al crowdfounding.  Ahora es mucho más fácil conseguir el dinero necesario para hacer los sueños realidad.

 

¿QUÉ VENTAJAS TIENE EL MECENAS?

 

Lo primero, por supuesto, es la satisfacción de haber puesto su granito de arena para que el proyecto salga adelante, pero en la práctica tiene otras muchas ventajas, como por ejemplo una nota de agradecimiento en cada ejemplar, un ejemplar firmado, acceso a material inédito o exclusivo… en el caso de mi novela es eso más o menos, pero en otros proyectos puede ser incluso ser el primero en tener el objeto en cuestión, imaginad que hubieseis sido mecenas de los primeros diseños de impresoras 3d, por unos 300 euros habríais podido ser poseedores de uno de los primeros modelos que, hoy día, vienen a costar más de 2000 euros.

 

¿CÓMO SE HACE UNO MECENAS DE ESTE PROYECTO?

 

Lo más fácil y rápido es entrar en la web donde se promociona mi libro, que es https://libros.com/crowdfunding/los-libros-de-eledan/ os dais de alta y seguís las instrucciones para dar el dinero que vosotros creáis conveniente en función de las recompensas que queden disponibles.

Otra opción es contactar conmigo si estás en Huelva, para darte una especie de “Vale” que comprarás provisionalmente con el dinero asignado, así no tendrás que dar tu número de tarjeta, yo me hago cargo de guardar el dinero hasta que la editorial lo reclame para poder costear la publicación del libro.

 

¿Y QUÉ PASA CON MI DINERO SI NO SE PUBLICA AL FINAL EL LIBRO?

 

Lo que has hecho no es comprar en sí, si no dar tu dinero que se ha metido en un sobre con tu nombre y éste en una caja. Si la caja no cuenta con dinero suficiente para la publicación, pues simplemente se devuelve a sus dueños y aquí paz y después gloria. Todo está verificado, registrado y cuantificado, además de protegido por ley.

 

SOY MECENAS Y EL LIBRO SE PUBLICARÁ, ¿AHORA QUÉ?

 

Pues muy simple, una vez termine la campaña (aproximadamente el 30/6/2016), se recaudará todo el dinero y comenzará el proceso de maquetado y publicación. en un periodo de tiempo determinado, recibirás en tu casa las recompensas acordadas según el dinero que has puesto.

 

¿Y DE QUÉ VA LO DE “BENÉFICO”?

 

imgres

 

Una vez publicada la novela, ésta se pondrá a la venta en librerías, incluso podréis pedir a vuestra librería habitual que pida un ejemplar para vosotros si queréis comprar más. De cada ejemplar que se vende, yo como auto me quedo con el 50% del precio del libro y se me hace el ingreso de forma semestral. De forma automática, ese dinero que recibo lo recojo y se lo entrego al Cajasol Sporting.

 

Para que quede claro: Pongamos que tú compras el libro en la librería por 20 euros, de esos 20 euros, 10 van para la editorial y 10 para mí, pues bien, esos 10 euros se guardan para dárselos al Cajasol Sporting, íntegros. No sé aún si el precio será de 20 euros, de 10, de 15 o de lo que sea, las cantidades que pongo son un ejemplo.

 

Si queréis saber más sobre el Sporting, aquí su página web: http://www.sportingclubhuelva.com/web/

 

¿CUÁNTOS MECENAS HACEN FALTA PARA PUBLICAR LA NOVELA?

El primer objetivo es de 100 mecenas para una publicación básica. A partir de ahí, todo mecenas nuevo que entre mejorará la publicación y su alcance, como publicidad y demás.

 

¿CUÁNTO DINERO SE LLEVA EL AUTOR?

 

En este caso nada. Yo como autor no obtengo ningún beneficio económico, pero esto lo hago por el Cajasol Sporting, no por mí. La satisfacción de saber que estoy haciendo todo lo que está en mi mano para ayudar al equipo de fútbol a que las niñas onubenses tengan una oportunidad perfecta de practicar deporte y de hacer de éste, quizá, su medio de vida, es suficiente.

Anuncios

20 ANIVERSARIO

Mañana, día 1 de Junio, se cumplen 20 años del comienzo de Al Final de la Cueva, la primera novela de longitud que comencé a escribir.

 

En estos 20 años, he escrito miles de páginas, y he desechado otras tantas, he comenzado 18 novelas y he terminado ocho. Las he publicado en diversas editoriales y he vendido muchas, perdí la cuenta hace tiempo.

 

Parece mentira que con 12 años comenzara a escribir Al Final de la Cueva y, a día de hoy, aunque he vendido ejemplares, la esté remodelando por enésima vez.

 

He usado muchas piezas musicales para inspirarme, he pasado meses y meses y meses investigando para poder crear las páginas que a muchos de vosotros os han encandilado. He escrito las páginas en varios ordenadores, en cuadernos, en servilletas, en tickets de aparcamiento… incluso he grabado algunas en grabadoras, cualquier momento es bueno si te llega la inspiración. Los escritores que leáis esto, sabéis de esas noches que, a las cuatro de la madrugada, os habéis tenido que levantar para escribir ese párrafo que se os atragantaba, o ese capítulo que habéis creado en la mente, mientras estabais en la cama, y os ha quedado genial.

 

Veinte años después de comenzar Al Final de la Cueva encandilado por El Silmarillión, El Hobbit y El Señor de los Anillos pre películas, ando inmerso en una aventura que, a pesar de tener cuatro años, apenas está en sus comienzos, y me refiero a El Enigma del Desierto y sus sucesoras. El Enigma del Desierto la escribí como una deuda moral que tenía para con el mito de la Atlántida, y ha sido mi mayor éxito hasta la fecha, no sólo en ventas, si no que además he realizado magníficas entrevistas en radio gracias a esta novela y mucha gente la tiene en su estantería, gente además, famosa. Y todo esto habiéndola escrito en tan solo 6 meses. 

 

El Legado de Tartessos y El Secreto de Etruria son las dos continuaciones que hoy en día están en las librerías, al menos digitales. Quizá tardé más en escribirlas, pero no las di por finalizadas hasta que no supe con certeza que mantenían la calidad de la primera.

 

Es cierto que cada vez que comienzo alguna de ellas, me pongo a pensar “¿Cómo me dio por meterme en este berenjenal?” Pero cuando la termino, pienso “Puedo hacerlo”. Aún quedan muchas partes, estoy escribiendo la cuarta y pienso llegar hasta la décima, pero no sólo de la Atlántida vivo.

 

Como dije, Al Final de la Cueva fue la primera hace dos décadas, en principio, una trilogía, luego una pentalogía, pero a día de hoy se quedaría como una sola, pero mucho mejor escrita. También está Sombras en la Oscuridad, una novela de terror “por encargo” que tardé bastante en escribir pero que también gustó. Una Semana Cualquiera quizá sea de las más desconocidas pero también de las más recomendadas por quienes la han leído, una novela negra que relata una semana en la vida de una persona. Poemas es la que se desmarca un poco del resto, ya que es un poemario que me empeñé en publicar, aunque no tengo ni pajolera idea de poesía.

 

Escribir es para mí una maravilla. Me siento Dios porque ocurre exactamente lo que yo quiero, puedo hacer y deshacer a mi antojo, matar o dejar vivir un personaje si me apetece, ningún personaje de mis libros, por muy protagonista que sea, tiene asegurada la supervivencia. Todas esas historias que, de pequeño, embarullaban mi mente, las plasmo en el papel para que todos puedan disfrutarla. Siento que contribuyo a la riqueza cultural del ser humano, y eso, no tiene precio (bueno, sí, el de mis novelas).

 

¿Es difícil? No, es trabajoso, pero no difícil, sólo hay que tener un rato de tranquilidad y de ahí sale todo lo que quieras. Por eso no me pongo plazos, para no agobiarme. Lo que tarde en escribir, tardaré, sin presiones.

 

Cierto es que no tengo una editorial grande que me respalde con publicidad, presentaciones, ejemplares en librerías y demás, y todo lo tengo que hacer yo (incluso comprar los ejemplares para venderlos luego), pero algún día meteré la nariz en esas editoriales y todo irá mejor, seguro.

 

¿Cuáles son los proyectos que tengo en mente? Pues además de terminar Al Final de la Cueva (Rebautizada como Los Libros de Eledan), y terminar la saga Atlántida, tengo pensada y comenzada una saga de novelas policíacas donde, más que mantener la intriga (que también), vamos a reírnos. Me voy a meter con novela histórica, suspense, thriller… como veis no me caso con ningún género.

 

¿En total? Cuerda para unos 35 libros.

 

Quiero dar las gracias a todos los que han comprado mis novelas, los conozca o no, a quienes se han hecho fieles a mi literatura, a los que han seguido con interés mis publicaciones. Han sido veinte años muy intensos, y los que vendrán, sin duda tiempos de grandes éxitos.

 

Recordad que todos mis libros se pueden adquirir a través de Amazon (El Enigma del Desierto), Lulu.com (El Legado de Tartessos, El Secreto de Etruria, Poemas, Al Final de la Cueva, Sombras en la Oscuridad), y Bubok.com (Poemas, Una Semana Cualquiera, Sombras en la Oscuridad). Y si no queréis comprarlo por internet, poneos en contacto conmigo y os lo consigo.

 

Veinte años como escritor, y aún puedo seguir atosigando al personal con nuevas novelas.

Para no saber qué decir…

                Hoy, en lugar de preparar algo durante la semana, lo estoy escribiendo casi en directo, a pesar de que había pensado tomarme unos días de asueto de teclado. Y en realidad no tenía mucha idea de lo que iba a escribir, y quizá ahora tampoco la tenga mucho, ya que es un batiburrillo de ideas las que bullen en el melón.

 

                Podría comenzar diciendo que no voy a comentar absolutamente nada de la Semana Santa en la que estamos estos días. Como no cristiano, más bien aconfesional, tendría el derecho de comentarla desde un punto de vista que no choca con ninguna religión, pero como las batallas dialécticas con las biblias láser de por medio, me cansan bastante, lo más probable es que pase de hablar de esta semanita de la que muchos más de lo que parece, huyen.

 

                Quizá podría hablar de Chipre, o de los casos de corrupción que asolan el globo, pero el resto de periódicos, por muy independientes que sean, ya nos tienen anestesiados con tanto hijoputismo, con lo cual seguir hablando de eso es tontería, y aunque este es el lugar donde puedo decir lo que me dé la gana, me lo callo no sea que me acusen de incitación a la violencia.

 

                Quizá debería hablar de las modas literarias, ahora les ha dado a todos por leer novela “erótica”. Es decir, las quinceañeras (y no tanto) ahora les da por mojar la portada de una serie de libros donde se pasan el día echando polvos como conejos. Vale, me parece muy bien que exista ese tipo de novela, pero no sé lo que le ven de maravilloso, si se lo ven, perfecto, pero no entiendo porqué ha tenido semejante éxito un libro de 500 páginas donde se dice bien poco.

 

                Lo peor de todo, es que no hace más de una semana que vi un libro con título lleno de sinónimos a esa “saga” (Hoy en día a tres novelas se le llama una saga), de la misma temática, y al lado del “original”. Vamos, que se ha puesto de moda el erotismo en la literatura, y como vende, aunque sea una basura, pues se publica. Igual que hace unos años, debido al éxito de las películas de El Señor de los Anillos, nos asaetearon a literatura fantástica por todas partes. Y salieron no sólo novelas relativamente nuevas y sus películas análogas (muchas salidas antes que el libro en el que se inspiraron), si no que desempolvaron novelas más antiguas y las rodaron. Muchas de ellas tan solo aparecieron en un anuncio de televisión, estuvieron una semana en el cine, y después han desaparecido con el viento.

 

                Ahora estamos saturando el mercado con polvos fáciles, cuando termine la moda, ya veremos qué pasa, otra temática ocupará su lugar. ¿Cuál? No me atrevo a decirlo, aunque tengo en mente una que, personalmente no me vendría nada mal.

 

                El otro día me comentaban: “Mira cómo el presentador de televisión ese ha vendido un montón de sus novelas”. Pues claro, cojones, como que tiene un programa diario donde a la mínima de cambio sale la portada de su libro. Si es que hoy en día publica todo el mundo, la calidad de la literatura (que se publica) ha descendido notoriamente, mientras que la frecuencia ha aumentado. Hay escritores que sacan 34 libros al año (Claro, con 34 negros escribiendo para él, es fácil). ¿De qué le sirve a un escritor sacar 10 libros de calidad media en un año? Yo prefiero sacar uno de calidad superior, me debo a la literatura. Lo más increíble, es que hay escritores que reconocen que su último libro no lo han leído (ni escrito), y sin embargo la gente compra sus libros porque su nombre está en la portada. ¿Dónde hemos ido a parar? Una vez me dijeron, “pues hazte negro”, así te leerán. Hazte tú puta, y así cobrarás por lo que haces a diario, ¿no te jode? Yo no me vendo ni vendo mi literatura. Venderé más libros o menos, pero seré yo quien aparezca en mi portada, yo no vendo mi trabajo para que otro se lleve la gloria, soy humilde, pero no gilipollas.